La OMIC sigue prestando sus servicios a la ciudadanía de forma telemática y a través del 010. Las consultas o reclamaciones se siguen haciendo en línea. Para aquellas consultas que requieran atención presencial se concertará cita previa de lunes a viernes de 10.00 a 13.00.

Gas

El gas butano, el gas natural y las calderas son las instalaciones de este suministro energético que encontramos en las viviendas de nuestra ciudad. Sin embargo, cada una tiene sus peculiaridades y hay que tener en cuenta diversos aspectos, que se detallan a continuación.

Butano

El suministro más habitual de las viviendas que no están conectadas a la red de gas canalizado es el gas butano envasado en bombonas. Las bombonas tradicionales tienen un precio regulado por ley. Ahora bien, si solicitas un servicio adicional, como la colocación de la bombona, te pueden aplicar un suplemento. Al tratarse de una compra de producto, la persona comercializadora debe entregarte un tique o un justificante.

Con respecto al mantenimiento y la revisión, las estufas o las cocinas móviles con una sola bombona no necesitan pasar la revisión periódica. En el resto de instalaciones de gas butano es obligatorio hacer una inspección cada cinco años, que debe llevar a cabo la empresa instaladora que solicites. Es importante que esté inscrita en el Registro de agentes de la seguridad industrial de Cataluña (RASIC). Una vez hecha la revisión, la empresa debe enganchar una pegatina con la fecha y tiene que entregarte un certificado. Ten en cuenta que los precios varían y puedes escoger la oferta que más te convenga. No es necesario que firmes un contrato de mantenimiento.

Natural

Antes de formalizar el contrato para el gas natural, compara precios y servicios y revisa las condiciones del contrato, ya que es posible que haya servicios adicionales o penalizaciones si te das de baja. Igual que en el caso de las empresas comercializadoras de electricidad, tampoco pueden hacerte visitas publicitarias si no lo has solicitado previamente. Si recibes una oferta, estúdiala bien antes de contratarla y guarda siempre una copia de la oferta. No facilites nunca tus datos personales y bancarios hasta que estés del todo seguro o segura.

En cuanto a la revisión de las instalaciones de gas natural, es obligatorio hacer una cada cinco años. Quien se encarga de hacerla es la empresa distribuidora, pero, si lo prefieres, también puedes hacerla con otra empresa. Tienes un plazo de tres meses para decidirlo. Si optas por contratar otra empresa, la que escojas enviará los datos de la inspección a la distribuidora. Una vez pasada la inspección, recibirás un certificado. El coste de la inspección debe estar incluido en la factura del gas. Nunca te pueden cobrar en efectivo o aparte.

Calderas

Las calderas de calefacción no tienen un precio establecido. Debes pedir un presupuesto y estudiarlo bien antes de contratar el servicio. Recuerda que debes que hacerle una revisión cada dos años. Para hacerla, tienes que contactar con una empresa instaladora o de mantenimiento que esté inscrita en el RASIC. Una vez hecha la revisión, la empresa debe enganchar una pegatina con la información correspondiente y te tiene que entregar un certificado. No es necesario que firmes un contrato de mantenimiento. Si algún día recibes una visita y no habías solicitado ningún servicio a domicilio, no accedas a hacer la revisión.

 

Temes de consum_gas