Gestión del verde y biodiversidad

El verde urbano es riqueza vegetal, es decir, es biodiversidad botánica, a la vez que constituye un soporte para la biodiversidad animal. La biodiversidad presente en las grandes urbes, y especialmente la que se encuentra en los espacios verdes, es con frecuencia la única oportunidad de contacto de los ciudadanos con la naturaleza y aporta unos beneficios ambientales y sociales que son básicos para la mejora de su calidad de vida y su bienestar. Las ciudades avanzan al establecer el equilibrio entre la actividad urbana y el apoyo a la naturaleza y a la diversidad biológica que les es propia. Barcelona impulsa la preservación de la biodiversidad a través de programas de conservación de la flora y de la fauna, así como de los hábitats donde estas viven.

Los espacios verdes constituyen lugares al aire libre para el ocio y el fomento de la convivencia. Por ello la ciudad se hace cargo del mantenimiento de los parques, los jardines, los árboles y las zonas forestales con criterios de sostenibilidad y de respeto al medio ambiente, a la vez que los equipa con áreas de juego infantil y para la tercera edad, con instalaciones de ocio y con áreas de recreo para perros.