Distrito de Gràcia

El distrito de Gràcia está formado por cinco barrios: la Vila de Gràcia, Vallcarca i els Penitents, el Coll, la Salut y el Camp d’en Grassot i Gràcia Nova, que se caracterizan por mostrar una gran diversidad entre ellos.

Dentro de los límites del distrito encontramos la zona histórica, de calles estrechas y altamente densificada; un sector que se urbanizó siguiendo la trama de l’Eixample, el Camp d’en Grassot; zonas de torres en la Salut y el Coll, y barrios que han crecido a lo largo del siglo XX hasta ocupar casi todo el espacio que había disponible.

El distrito de Gràcia representa aproximadamente el 7,5 % de la población de la ciudad y es el distrito con una densidad de población más parecida a la del conjunto de Barcelona. La ratio de verde urbano por habitante es muy inferior a la media de la ciudad, si bien cuenta con una gran superficie de zonas con prioridad de peatones. Tiene muchas calles pacificadas con mucha vida vecinal y comercial, amables y pensadas para promover la movilidad sostenible y la calidad de vida.

  • Densidad de población
    601 hab./ha
  • Espacios verdes por habitante
    3,5 m2 por habitante
  • Superficie de zonas con prioridad de peatones
    15 ha

Diagnosis

La centralidad y singularidad de la trama Cerdà, que comprende la totalidad de L’Eixample, parte de Sant Martí y el barrio del Camp d’en Grassot en Gràcia, hacen necesaria la planificación global de los sistemas y redes de movilidad para definir los ámbitos concretos donde implantar las primeras actuaciones.

La mayor parte del distrito es ya, de hecho, una supermanzana, puesto que sus calles están pacificadas en gran parte. Aun así, la zona del Camp d'en Grassot, con trama Cerdà, sí es un ámbito donde hay que abordar la pacificación de calles y la transformación de los espacios públicos en zonas con mucha más presencia de verde y espacios de estancia, salud y recreo.