Presentación

En Barcelona, ciudad mediterránea, compacta y compleja, el espacio público es un lugar de encuentro y reunión. Y es que las calles, los parques y las plazas de nuestro entorno son espacios privilegiados de intercambio para la relación, la productividad, la generación de conocimiento o el ocio.

Las supermanzanas son un proyecto de ciudad dirigido a la mejora de la vida de las personas a partir de la definición de una nueva unidad que hace posibles nuevas funcionalidades en el espacio público, así como nuevos espacios de convivencia en un nuevo modelo organizativo del tejido urbano pensado para la gente. Una oportunidad para favorecer la movilidad sostenible, la productividad, los espacios de estancia para el peatón o la eficiencia energética. Este es el reto: cómo mejorar en nuestro barrio el día a día de la gente, haciendo barrios productivos, inclusivos y a velocidad humana. 

Proyecto impulsado por el Ayuntamiento de Barcelona.

¿Qué es una supermanzana?

Las supermanzanas se configuran como unidades urbanas constituidas por la suma de diversas manzanas de casas donde se pacifican las calles para recuperar espacio público para los peatones, se limita el tráfico motorizado y se da prioridad a la movilidad sostenible y al espacio compartido, verde y seguro.

En el ámbito de ciudad es un modelo de largo recorrido que se va haciendo realidad por medio de una implementación gradual y repartida por toda la ciudad. La implantación de las supermanzanas requiere un cambio de hábitos y un esfuerzo adicional compartido; por este motivo, se producen iniciativas que propician un debate profundo sobre los usos que debe acoger el espacio público, en un proceso que lleve a su reapropiación por parte de la ciudadanía.

Es un modelo abierto, una transformación colectiva. Cada supermanzana es planteada en cada ámbito por los propios vecinos y vecinas a través de procesos participativos diseñados para definir, en conjunto, los problemas o los retos, y encontrar entre todos las soluciones.

El programa de supermanzanas basa principalmente sus directrices y criterios en diferentes planes y compromisos sectoriales municipales: el Plan de movilidad urbana 2013-2018, el Compromiso de Barcelona por el Clima, el Plan del verde y la biodiversidad, el Programa de supermanzanas 2012-2015 y líneas estratégicas del PAM (2016-2019).

¿Qué son y cómo funcionan las supermanzanas?

Se conciben como unidades de organización urbana. Las calles interiores de las supermanzanas son espacios donde el derecho de paso de vehículos ya no es la función principal, sino que se convierten en espacio de estancia e intercambio, de juego, de ocio, etcétera.

Así, los objetivos son pacificar espacios y liberar el tráfico de paso en determinadas vías, con el fin de humanizarlas y ganarlas para la actividad ciudadana.

El modelo de supermanzanas organiza la ciudad de manera que el peatón es quien tiene la prioridad real, seguido de la bicicleta y el transporte público.